Arquivo da tag: silvio rodriguez

Silvio Rodriguez-Òleo de Mujer

Chagall

Óleo de mujer con sombrero
(Silvio Rodríguez)

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura
debajo de mí.
Se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras.
Veo un perro ladrando a la luna
con otra figura
que recuerda a mí.
Veo más: veo que no me halló.
Veo más: veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota
y apago el reloj.
Que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno,
me puse a llorar.
Pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir.

(1970)

Sílvio Rodriguez

Chico Buarque e Silvio Rodriguez

De La Ausencia Y De Ti-Silvio Rodriguez

De La Ausencia Y De Ti

Silvio Rodriguez

Ahora sólo me queda buscarme de amante

la respiración

No mirar a los mapas, seguir en mi mismo

No andar ciertas calles,

olvidar que fue mío una vez cierto libro

O hacer la canción

Y decirte que todo esta igual

la ciudad, los amigos y el mar

esperando por ti,

esperando por ti.

Sigo yendo a Teté semana por semana

te acuerdas de allá

Hoy habló de fusiles despidiendo muertos

Yo se que ella me ama

Es por eso tal vez que te siento en su sala,

aunque ahora no estás.

Y se siente en la conversación,

o será que tengo la impresión,

de la ausencia y de ti,

de la ausencia y de ti.

No quisiera un fracaso en el sabio delito

que es recordar.

Ni en el inevitable defecto que es

la nostalgia de cosas pequeñas y tontas

Como en el tumulto pisarte los pies

Y reír y reír y reír,

Madrugadas sin ir a dormir.

Si, es distinto sin ti.

Muy distinto sin ti.

Las ideas son balas hoy día y no puedo

usar flores por ti.

Hoy quisiera ser viejo y muy sabio y poderte decir

lo que aquí no he podido decirte,

hablar como un árbol

con mi sombra hacia ti.

Como un libro salvado en el mar,

como un muerto que aprende a besar,

para ti, para ti,

para ti, para ti.